Espacio e historia. 2- La separación de los Carabancheles. La frontera entre el Bajo y el Alto.

En esta nueva entrada vamos a describir la frontera que se estableció entre los dos Carabancheles desde el momento de la segregación del territorio común, a mediados del siglo XIX.

Como recoge Lasso de la Vega Zamora (2007), a finales del año 1843 se produjo un acontecimiento de gran importancia para el devenir de los Carabancheles: tras casi cuatro siglos de unión, se llevó a cabo la segregación de territorios del Bajo y del Alto, con la consiguiente delimitación de los términos municipales. Pese a ello, la unidad eclesiástica se mantuvo intacta, con dos parroquias y varias ermitas, entre ellas la de la Antigua, la cual era de uso común para todos los habitantes.

Paradójicamente, esta separación se produjo en un momento en que los dos Carabancheles se hallaban físicamente unidos, pues sólo las tapias de las fincas de recreo podían separar lo que en apariencia era una misma localidad distribuida en dos núcleos de población. El futuro de los dos pueblos no haría sino constatar esa unión primigenia y fundamental.

La delimitación de los términos municipales que entonces se acordó se mantuvo hasta la anexión a Madrid en 1948, más de cien años después. Los planos antiguos de la zona nos permiten conocer con exactitud las lindes de ambos Carabancheles, por lo que a continuación intentaremos describir estos límites apoyándonos en dichos planos y comparándolos con el plano actual.

Mapa del último cuarto del siglo XIX en el que se observa la totalidad del término municipal de Carabanchel Bajo y una gran parte del de Carabanchel Alto (Fuente: Visor Cartográfico Planea).

La frontera entre ambos Carabancheles fuera de la zona de los cascos urbanos se correspondía en líneas generales con la actual Avenida de los Poblados, sobre todo en el tramo este, correspondiente a la antigua Carretera de Carabanchel a la de Andalucía.

En el tramo oeste, el de la antigua Carretera de Carabanchel a Aravaca, el término de Carabanchel Alto sobrepasaba ligeramente la antigua carretera en casi todo su recorrido, hasta llegar al término de Boadilla del Monte y a las cercanías de la Casa de Campo. Así se puede observar en el siguiente plano de la primera mitad del siglo XX:

Frontera occidental entre Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo según plano de la primera mitad del siglo XX (Fuente: Visor Cartográfico Planea).

Respecto al este, la frontera quedaba exactamente en el Camino de la Venta de Prado Longo (luego Carretera de Carabanchel a la de Andalucía) hasta la Carretera de Toledo. Por otro lado, mientras el término de Carabanchel Alto acababa a la altura de la Carretera de Toledo, el del Bajo se extendía algo más allá, abarcando hasta  el Camino de Madrid a Villaverde, cuyo tramo sur parece corresponderse con la actual Avenida de Rafaela Ybarra. Por consiguiente, a Carabanchel Bajo pertenecían los territorios de los actuales barrios de Zofío y la mitad oeste de Orcasitas, como puede apreciarse en el siguiente mapa:

Frontera oriental entre Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo y límites orientales del término de Carabanchel Bajo según plano de la primera mitad del siglo XX (Fuente: Visor Cartográfico Planea).

La delimitación entre los términos del Alto y el Bajo parece más confusa en la zona de los cascos urbanos del Alto y el Bajo, pues, ya en los años de la separación, los dos pueblos se encontraban unidos de facto debido a la gran extensión de las fincas de recreo. Con los años, la urbanización de esas antiguas zonas ajardinadas ha contribuido a difuminar aún más los antiguos límites.

La Avenida de los Poblados, que en otros tramos sí que marcaba a grandes rasgos los límites de los términos municipales, no dividía el Alto del Bajo a la altura del pueblo. La opinión popular, generalizada desde hace décadas, de que dicha avenida marcaba esos antiguos límites, se ha visto reforzada gracias a la ampliación de la avenida de los Poblados desde el Parterre hasta la antigua Carretera de Carabanchel a la de Andalucía, llevada a cabo en 1991; esta desmesurada carretera actúa como barrera entre los barrios situados a ambos lados de la misma.

No obstante, dicha percepción se ha visto reforzada por otros factores. Así, el hecho de que el casco urbano de Carabanchel Alto terminara en la plaza del Parterre, junto al inicio de la avenida de los Poblados, hizo creer que ahí mismo acababa el territorio de este pueblo. Y es que precisamente al lado del  Parterre, sobre la tapia del Colegio de las Madres Escolapias, estuvo colocada, hasta 1990, una placa de baldosines en la que se podía leer “Carabanchel Alto”.  Aunque algunos autores han querido identificar la placa como la indicación del límite del término municipal (Colino, 1986), desde nuestro punto de vista ese cartel sólo informaría del comienzo del caserío de Carabanchel Alto, pues además estaba colocado frente al arranque de la avenida de los Poblados, la antigua Carretera de Aravaca que conducía a Campamento, barriada perteneciente también a Carabanchel Alto.

Colg.Escolapias -fda.ppal._a (c.1940¿)

Imagen de la placa de baldosines colocada sobre la tapia del colegio de las Escolapias a la altura del Parterre (postal de Portillo, c. 1947).

Así, el término municipal de Carabanchel Alto sobrepasaba claramente la línea de la avenida de los Poblados al llegar a la actual estación de metro de Aluche e incluía esa misma zona, toda la parcela de la extinta Prisión Provincial de Carabanchel y toda la antigua Quinta de Montijo y alrededores (actual Parque Eugenia de Montijo); de hecho, alcanzaba las puertas de la Ermita de la Antigua y el Cementerio de Carabanchel Bajo.

Llegando a la altura del caserío de los dos pueblos, el término de Carabanchel Alto llegaba hasta la calle San Antolín e incluía casi toda la actual Colonia de la Prensa, hasta las actuales calles de la Época o Rodríguez Lázaro según los tramos.

Una vez traspasada la zona de la Colonia de la Prensa, es decir, a partir de la acera de los impares de la calle Alba de Tormes, el territorio de Carabanchel Bajo iba ensanchándose, en perjuicio del del Alto, hasta llegar al principio de la llamada Carretera de Carabanchel a la de Andalucía, a la altura de la plaza de los Navarros (hoy el cruce de la Avenida de los Poblados con la calle Antonia Rodríguez Sacristán). A partir de ahí, el límite volvía a establecerse en la actual avenida de los Poblados hasta el cruce con la Carretera de Toledo. Por tanto, la zona que actualmente ocupa la Colonia de San Francisco se enclavaba justo en medio de los dos municipios.

En el plano siguiente podemos observar tal frontera a principios del siglo XX, con sus hitos principales: la Ermita de la Antigua, el Cementerio del Bajo, las tapias de la Quinta de los Condes de Montijo y el extremo norte de la Colonia de la Prensa.

Frontera entre Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo en la zona de los cascos urbanos, según plano de la primera mitad del siglo XX (Fuente: Visor Cartográfico Planea).

Tras haber realizado todo este recorrido por la extinta frontera entre los dos Carabancheles, cabe reflexionar respecto a la estrecha relación entre dos municipios que, desde muy pronto, estuvieron unidos tanto geográficamente como respecto a su devenir histórico. Así, las barriadas situadas en zonas fronterizas tuvieron que ser administradas por los dos municipios, como ocurrió especialmente con la Colonia de la Prensa, algunos de cuyos hotelitos se ubicaban justo en tierra de nadie. Por otro lado, era frecuente que a las fiestas patronales, celebraciones solemnes y actos oficiales de diversa índole fueran invitadas las autoridades principales de ambas localidades. Asimismo, también en situaciones de urgencia o emergencia se solía recurrir a los servicios públicos de ambos pueblos. Cierto es que desde finales del siglo XIX, momento en que Carabanchel Bajo sobrepasa claramente a Carabanchel Alto tanto en número de habitantes como en desarrollo industrial y urbanístico, se empieza a apreciar una creciente influencia del Bajo sobre el Alto; no obstante, hasta la anexión a Madrid los dos municipios mantuvieron un hermanamiento muy beneficioso que les permitía mantener su independencia aprovechando los beneficios de trabajar unidos en los asuntos que les eran comunes.

Plano de la primera mitad del siglo XX en el que aparecen los términos municipales de los dos Carabancheles (Fuente: Visor Cartográfico Planea).

Bibliografía

· Colino, Antonio (coord.). Conocer Carabanchel andando. 1ª edición. Madrid: Junta Municipal de Carabanchel, 1986.

· Lasso de la Vega Zamora, Miguel. Quintas de recreo: las casas de campo de la aristocracia alrededor de Madrid. Libro segundo: los Carabancheles. 1ª edición. Madrid: Ayuntamiento de Madrid, Área de las Artes, 2007.

Fuentes Consultadas

· Planea, Visor de Cartografía de la CAM (http://www.madrid.org/cartografia/visorCartografia/html/visor.htm)

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Términos municipales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Espacio e historia. 2- La separación de los Carabancheles. La frontera entre el Bajo y el Alto.

  1. ReR dijo:

    Muchas gracias por toda esta información sobre Carabanchel. Viví la construcción de la carretera de la avenida de los Poblados entre San Francisco y el Parterre (o Panterre como decimos algunos carabancheleros…).
    Por si te interesa, he escrito un breve relato para un concurso, sobre aquella época, finales de los años ochenta, principios de los noventa, con fotos y un vídeo del barrio (zona Antonio Rodríguez).
    Relato: https://goo.gl/k11n6K
    Vídeo: https://youtu.be/Xgu3sprgIBM
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s